LOS PERIODISTAS Y PAREJA ANA PASTOR Y ANTONIO GARCIA FERRERAS DURANTE LA CEREMONIA DE CLAUSURA DEL FESTIVAL DE TELEVISION DE VITORIA 2012
08/09/2012
VITORIA

Hubo un tiempo en el que la programación de Telecinco era criticada por alimentar unos programas de otros de la misma cadena. Cualquier reality sirve para llenar horas en los diferentes Sálvames, lo cual tiene un cierto pase ya que se trata de programas de entretenimiento. Independientemente del gusto de cada espectador.

Cuando esa misma táctica se utiliza con la información es diferente ya que, además de tratar de captar audiencia, se juega con la objetividad y rigor de la noticia.

La Sexta comenzó apostando por el debate político con el tándem Ferreras / Pastor a la cabeza, pero comienza a perder la autenticidad con la que nació para convertirse en una cadena “meneadora” de noticias de otros.

LOS PERIODISTAS Y PAREJA ANA PASTOR Y ANTONIO GARCIA FERRERAS DURANTE LA CEREMONIA DE CLAUSURA DEL FESTIVAL DE TELEVISION DE VITORIA 2012 08/09/2012 VITORIA

La información, en la medida que tiene un alto componente de actualidad debe renovar sus escenarios y sus portavoces. ¿De qué sirve componer una mesa de debate, cuando ya conoces de antemano la opinión de los asistentes?

 

 

 

 

Antonio García Ferreras, director de La Sexta, juega a un peligroso funambulismo entre su afán por ser referente informativo y no perder audiencia en su particular guerra con Cuatro. Parece que en su faceta de directivo de un canal de televisión se ha agarrado a la máxima de que si algo funciona, para qué cambiarlo; en su papel de adalid de la objetividad informativa ya falla en la manera de presentarla.

El mérito de esa rutina, no es de La Sexta ya que las noticias que alimentan sus informaciones son viejas a las 12:10 de la mañana, por mucho que Ferreras en su programa las venda como última hora. Quienes las aportan al programa son periodistas de otros medios que ya las han entregado a sus respectivos medios. Luego, La Sexta, abunda, sin aportar nada nuevo en sus diferentes programas informativos. Primero, Al Rojo Vivo y en horario vespertino en Más Vale Tarde.

Parece probado que la información en televisión debe ir acompañada de show y lo único que nos queda a los espectadores es saber dirimir qué es espectáculo y qué es información.

Se salva el estilo agresivo de Ana Pastor porque cada semana es diferente. Cada invitado requiere una entrevista diferente y ella, manteniendo su agresividad ante el desplante, conserva el interés por parte del público en El Objetivo.