La entidad venía perdiendo juicio tras juicio, la condena, además de obligar a restituir los importes estafados, incluía las costas judiciales de los demandantes. La mayoría de ellos bajo la dirección legal de determinados bufetes de abogados que estaban haciendo su agosto.

Bankia ya puso en conocimiento de los Tribunales que las costas presentadas por los diferentes despachos de abogados que habían visto en las reclamaciones un filón de negocio, eran exageradas ya que el trabajo de los técnicos consistía en un simple corta y pega, que le costaría a la entidad 400MM€ más otros cien que debería pagar a sus propios abogados.

Bankia ya puso el caso en manos de la CNMC y de los Colegios de Abogados para que revisasen el cáculo del trabajo de los abogados de los denunciantes.

Dos de los bufetes que se han volcado en la reclamación de cantidades a Bankia han sido Aguirre Asociados y Bufete Rosales, además de un buen número de pequeños despachos que terminan actuando como satélites de los más poderosos. Los primeros se lanzaron a la lucha contra las preferentes y las acciones de Bankia en 2013; sin una facturación relevante en 2014 terminó facturando 6,4 MM€, esperando doblar esa cantidad en el primer semestre de 2015. Bufete Rosales, con campañas publicitarias menos agresivas, también ha visto aumentar sus números de manera espectacular.

Para los abogados demandantes, la decisión de Bankia de devolver el dinero de las reclamaciones en proceso de reclamación judicial y todas aquellas que se presenten según los mecanismos elaborados por la entidad financiera, supondrá dejar de recibir dinero, ya que los ingresos que figuran hasta ahora en sus balances corresponden a las provisiones de fondos desembolsadas por quienes reclaman.

Para Bankia, llevar a cabo esta jugada, que ya había anunciado como posibilidad, significa que el pago de las indemnizaciones contará con la inestimable ayuda del Estado, propietario del 64% de la entidad. Recordemos que la venta de acciones en poder del FROB está fijada para 2017 / 2019.

Resumiendo: No es Bankia quien devuelve el dinero, somos todos.